El foie de pato  es considerado un producto delicatesen por los amantes de la comida y el buen paladar. Tanto es así, que saber cómo hacer foie a la plancha nos será imprescindible para sorprender a nuestros comensales.

Este plato destaca por su simplicidad al prepararlo así como por su delicadeza y exquisitez, todo un manjar para el paladar.

Es un producto que se caracteriza por su versatilidad, existen múltiples formas de prepararlo y cuenta con innumerables combinaciones perfectas.

En esta ocasión  hemos querido preparar una receta de foie gras a la plancha, con unos ingredientes que nos van a servir para darle a nuestro hígado graso y fresco un aspecto exquisito.

Esta receta contiene como ingrediente principal el foie gras de pato fresco, un producto gourmet que sigue siendo uno de los  más refinados y delicados del mercado, y que puede degustarse en cualquier época del año.

Su gusto intenso y exquisito proviene del hígado graso de pato que ha sido criado siguiendo criterios tradicionales; al aire libre y alimentado con maíz.

Nota importante*: Para saber si un hígado de pato se encuentra fresco y en buen estado, es necesario comprobar que su aspecto sea compacto, brillante y de un color beige tirando a marrón. Asimismo, deberá tener una textura flexible y mantecosa.

Para cocinar nuestro hígado de pato a la plancha, necesitaremos los siguientes ingredientes:

Ingredientes

  • Foie gras de pato fresco
  • Sal
  • Pimienta
  • Confitura y/o cebolla caramelizada

Cómo elaborar el foie a la plancha

Para llevar a cabo este sencillo plato tan gustoso para el paladar, seguiremos los siguientes pasos:

Es muy importante elegir un hígado graso de pato de alta calidad. Nos decantamos en este caso por un Foie Gras fresco extra para asegurarnos un sabor intenso y potente.

En primer lugar deberemos cortar el foie en lonchas de más o menos 1,5  centímetros de ancho. Este es el grosor ideal porque en menos tiempo conseguiremos un color dorado y una  textura crujiente en el exterior, y que el interior esté caliente. 

Para realizar los cortes recomendamos usar un cuchillo fino, y pasar su filo por agua caliente para que el corte sea lo más limpio posible. De esta manera la pieza foie no se sufrirá y obtendremos unos escalopes perfectos.

Es esencial que el foie esté frío, no atemperado, para evitar que se derrita y acabe perdiendo su forma.

Mientras cortamos la pieza de foie calentamos la sartén a fuego alto, debe estar muy caliente. No hará falta añadir aceite ya que la propia grasa del escalope será suficiente.

A continuación marcamos los escalopes.

Cuando hayamos conseguido el punto de cocción óptimo y ambos lados se vean de color dorado, deberemos retirarlas con mucho cuidado, y dejarlas encima de un papel para que este absorba el exceso de grasa que no queremos. De este modo, conseguiremos un foie a la plancha exquisito para que satisfaga el paladar de cada uno.

Por último salpimentamos al gusto.

 Y ya estarán listos para servir y degustar.

¿Cómo presentarlo?

Al tratarse de uno de los productos más nobles y valorados de la gastronomía, y dado que hemos seleccionado un foie gras de la más alta calidad nuestra primera recomendación sería consumirlo simplemente salpimentado.

Pero como hemos comentado al principio de la receta el foie gras permite innumerables formas de acompañarlo, y potenciar su presentación.

A continuación os proponemos algunas alternativas de presentación:

  • Confitura: Si bien es cierto que hay confituras de todos los sabores, aconsejamos acompañar el ingrediente principal con una mermelada de frutos rojos. Esta va a ayudar a potenciar el sabor del foie, dándole a su vez ese toque dulce a la receta.
  • Cebolla caramelizada y rebanadas de pan tostado: Esta segunda variación, permite darle al foie un toque más informal, dándole un formato de tapas gourmet.

Con estas recomendaciones podrás sorprender a tus comensales con unas tapas de foie al estilo Malvasía.