Hoy vamos a explicar cómo hacer un magret de pato a la naranja: Una receta muy fácil para todos aquellos que les gusta la comida gourmet, pero que a su vez no se quieran complicar mucho en la cocina.

Cuando hablamos de cocinar el magret de pato, hacemos referencia a preparar la pechuga de pato que ha sido previamente cebado. Es ahí donde se encuentra la gran diferencia entre una pieza gourmet y una pechuga de pato convencional.

Es un plato delicatesen  recomendado para cualquier época del año y muy fácil de elaborar. La salsa de naranja que le acompaña va a darle un toque exquisito para seducir a los paladares más exigentes.

Para cocinar nuestro magret de pato a la naranja necesitaremos los siguientes ingredientes:

Ingredientes

  • 1 pieza de Magret de pato
  • 2 Naranjas
  • 50 gramos de azúcar
  • 50 ml de Brandy
  • 1 Cucharada de Vinagre de Jeréz
  • 1 Cucharada de Harina de maíz.
  • Sal gorda

Cómo elaborar la salsa del magret de pato a la naranja

Para preparar esta exquisita receta gourmet, seguiremos los siguientes pasos:

En primer lugar vamos a empezar a preparar la salsa que nos va a servir de acompañamiento: un caramelo que va a darle gusto y sabor a nuestra pieza de pato. Para ello, verteremos 50 gramos de azúcar en una cacerola.

A continuación, le añadiremos un chorrito de agua hasta que el líquido consiga empapar todo el azúcar. (Vamos removiendo la mezcla a fuego lento).

Le añadimos los 50 ml de Brandy y 50 ml de Vinagre de Jerez (a efectos prácticos, usaremos un vaso de chupito, que nos servirá como medida para controlar las cantidades).

Al mismo tiempo que vamos removiendo, dejaremos que se evapore la mezcla.

A continuación añadiremos el zumo de naranja  y las tiras de cáscara de las  naranjas, y dejaremos cocer para que la salsa coja el sabor natural de la naranja.

Para espesar la salsa incorporamos una cucharada de harina disuelta en agua.

Dejamos cocinando la salsa durante 30 segundos, y la retiramos del fuego.

¿Cómo preparar el magret de pato?

Nota importante*:

Antes de cocinar la pieza, debemos saber que esta tiene dos partes muy bien diferenciadas entre ellas:

  • La parte gras: Este es el lado donde se encuentra la piel y la grasa del pato.
  • Parte magra: Este lado corresponde a la parte donde encontramos la carne roja, la cual deberá quedar tierna y jugosa a la vez.

Una vez tenemos preparada la salsa que va a acompañar a nuestro plato principal, nos dispondremos a cocinar el magret.

Con un cuchillo, haremos cortes transversales finos a lo largo de toda la piel o parte grasa.  La finalidad es que nos quede la piel del pato con cortes en forma de dados para que una vez lo cocinemos empiece a sudar grasa y así ayudar a que el calor penetre en el interior.

A continuación cocinaremos la parte grasa del pato a fuego vivo (medio-fuerte) durante 6 minutos, hasta que la piel consiga tener un color dorado. No hará falta añadir aceite, la misma grasa que suelte la piel del magret será suficiente.  El resultado que tendremos será una piel dorada y crujiente.

Mientras la parte grasa se está cocinando, aprovecharemos para salpimentar su parte  magra.

El siguiente paso será cocinar la pieza por la cara magra  a fuego vivo durante 4 minutos (controlando que no se nos queme).

Una vez cocinadas ambas partes cortaremos  la carne del pato sobre una tabla de corte en láminas finas, de 2 centímetros de grosor aproximadamente, para una buena presentación, ¡y ya tendremos la pieza principal hecha!

*Consejo: Sabremos que hemos cocinado bien la carne de pato, si esta se encuentra dorada por fuera, pero tierna y jugosa por dentro.

Finalmente, emplatamos los filetes de magret de pato en una fuente o plato individual y añadimos la reducción de naranja por encima al igual que unas finas tiras de cáscara de naranja. Daremos el último toque con unas escamas de sal gorda y  pétalos y… ¡Voilà!